English     Français  

Emberá-Chamí

Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta

Caldas, Colombia

 
 
 


El Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta es uno de los seis resguardos indígenas legalmente reconocidos en el departamento de Caldas en Colombia. El Resguardo está constituido por 32 comunidades Emberá-Chamí distribuidas entre los municipios de Riosucio y Supía. El territorio alberga una población en crecimiento de aproximadamente 25,000 personas en un área de aproximadamente 38 km2, lo cual hace que la ubicación sea cada vez más concurrida. El Resguardo esta afiliado con CICADA a través del Forest Peoples Programme (FPP), que ha colaborado con los líderes del Resguardo contra los proyectos intrusivos de minería a gran escala en el área.
 
Héctor Jaime Vinasco , exgobernador de Cañamomo Lomaprieta , declara en la Reunión 2016 de CICADA:

Héctor Jaime Vinasco habla en un video oficial de la RICL. Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=I7kul879v3U
“[El Resguardo] ha sido un territorio tambien bastante achicado, fraccionado, presionado, en los distintos momentos históricos […] por empresarios de la tierra, por mercenarios de la tierra, que han de alguna manera utilizado sus relaciones con notarios, con registradores, con gente del estado para fraccionar cada ves mas el Resguardo y hoy nos vemos en una penosa realidad de discusión con el estado en relación al tema de títulos coloniales y títulos de nuestro resguardo.”

 

El gobierno colombiano ha aprobado y promovido una serie de proyectos mineros a gran escala en el área en perjuicio de las prácticas ancestrales de minería a pequeña escala, que se consideraban entonces como ilegales. Todo el territorio de Cañamomo Lomaprieta está prácticamente cubierto por títulos mineros emitidos por el gobierno, principalmente a multinacionales mineras canadienses. Como tal, como enfatiza Héctor Jaime Vinasco , aunque Colombia represente un ejemplo esperanzador de protección indígena a través del reconocimiento oficial de los derechos indígenas, así como las decisiones progresivas del Tribunal Constitucional, la realidad es mucho más difícil. “Porque [el gobierno] sabe que no va a cumplir, entonces no tiene problema en firmar”, afirma el Sr. Vinasco al señalar los 1,202 acuerdos que el gobierno no respetó frente a a las comunidades indígenas del país.

Miembros del Resguardo Indigena Cañamomo Lomaprieta. Fuente:http://www.landrightsnow.org/en/news/2017/02/10/landmark-decision-indigenous-peoples-colombia-and-globally/

Esta problematica ha motivado al Sr. Vinasco a luchar por la protección de sus tierras contra la extracción ilícita de recursos y el cumplimiento del Plan de Vida del Resguardo. Desafortunadamente, por su comprometimiento en el tema, el Sr. Vinasco recibe frencuentemente amenazas de violencia en su contra.

Viviane Weitzner, asesora de políticas del Forest Peoples Programme, ha estado involucrada con el Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta en gran parte a través del proyecto interétnico Uniendo fuerzas, tejiendo estrategias, con el apoyo de la embajada de Noruega y el Reino de los Países Bajos. Este proyecto reúne a los miembros del Resguardo con miembros afrocolombianos de Palenke Alto Cauca, representados a nivel nacional por el Proceso de Comunidades Negras, con el siguiente objetivo común:

 
 

“El proyecto tuvo énfasis en el fortalecimiento territorial y el gobierno propio, la investigación y generación de conocimientos,
el fortalecimiento organizativo e irradiación de experiencias y visibilización e incidencia.

-Uniendo fuerzas, tejiendo estrategias II

 

Minero de oro en Gavia. Fuente: Joining forces, weaving strategies

Gracias al apoyo internacional y una organización fortalecida, el Resguardo ha trabajado colectivamente al nivel institucional para legitimar y apropiar sus prácticas mineras artesanales, estandarizándolas para que sean más seguras, declarando que el territorio del Resguardo es una zona prohibida para minería a medianas y grande escala, y estableciendo el protocolo oficial del Resguardo en cuanto a la Consulta previa y al consentimiento libre, previo e informado (CLPI). A partir de 2017, la Corte Constitucional de Colombia ha reconocido los derechos de los Embera-Chamí del Resguardo , así como su derecho a las actividades mineras ancestrales, ordenando la suspensión de una serie de proyectos de minería a gran escala.

 
 


 

ESCUCHAR MAS:
 

Centro para la Conservación Indígena y las Alternativas de Desarrollo